sábado, 21 de enero de 2012

Huerto 2012 'Parades en Crestall'



Estos últimos días los hemos dedicado a finalizar y abonar los bancales con abono orgánico, a montar un pequeño invernadero reduciendo el gallinero y a preparar una zona para colocar una mesa y poder trabajar en el exterior. Cuando hace un poco de sol dentro del invernadero no se para.

En él guardaremos los semilleros para proteger las semillas antes de que nazcan las plantas y esperaremos a que crezcan para transplantarlas a los bancales; a parte de servir para guardar todo tipo de herramientas y utensilios que utilizas.

Toda la tierra que sacamos de la zona del gallinero es un compost excelente, lo sabemos por la cantidad de lombrices que hemos encontrado y repartido por los bancales y el compostador para que trabajen. Las lombrices de tierra son las aliadas de todo horticultor por que oxigenan, drenan y enriquecen la tierra con sus galerías y excrementos.

Esta rica tierra la estamos cribando, quitándole las piedras y restos que no nos interesan, y la mezclaremos con un sustrato a base de turba para cubrir de un rico manto los bancales hasta la altura de las bovedillas.

Para plantar semillas es importante que se planten en la Luna menguante, nunca en Luna creciente porque espigan. Esto es algo que todavía se me escapa bastante.

Nosotros por ahora hemos plantado en los semilleros algunas flores y plantas que trasplantaremos a las zonas entre las bovedillas, tagete, caléndula, melisa y albahaca, y espinacas, escarolas y diferentes tipos de lechugas que plantaremos cuando llegue el momento en sus respectivas zonas. 

¡¡¡Otro magnífico regalo de mi madre!!!