domingo, 30 de julio de 2017

Huerto Urbano Ecológico - A Coruña


Desde hace poco más de tres meses estoy realizando uno de los proyectos personales más importantes y gratificantes de mi vida relacionado con la horticultura, con mi gran pasión. Me han ofrecido ser el monitor voluntario de la creación de un Huerto Urbano Ecológico en Coruña, al lado de la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad.

Este primer trimestre ha sido un proyecto terapéutico para ayudar a unas chicas víctimas de violencia de género a desconectar un poco de su día a día y de sus sentimientos, desarrollando una actividad tan gratificante como la creación a partir de cero y el mantenimiento de un Huerto Urbano Ecológico. Estoy convencido que la horticultura es una de las mejores terapias.

Estoy orgulloso de mi trabajo y emocionado por los resultados que está dando, no sólo como va el huerto, es increíble como con el cariño y la ilusión que le estamos poniendo se están desarrollando las hortalizas, sino también cómo en poco tiempo los resultados terapéuticos con estas chicas están siendo mejor de lo esperado.

Me gustaría dar las gracias a la gran familia de Ecos do Sur que ha creído en mí para este proyecto y sobre todo a mis amigas por el interés y las ganas que le habeis puesto, de ahí los resultados que hemos obtenido.

Ojalá todos los Ayuntamientos aposteis por realizar este tipo de proyectos tan gratificantes para la sociedad, para poder conseguir una mejor Sostenibilidad Social y Ambiental tan necesaria hoy en día en el Mundo en que vivimos.

Pero no solo huertos para personas con problemas sino también para todo tipo de gente desde los más pequeños en los colegios, para que aprendan a respetar la naturaleza y a los animales, hasta la gente mayor para ayudarles a tener una vida un poco más social y enriquecedora.

Pena de que este Viernes haya sido el último día para este primer grupo de chicas, ya les estaba cogiendo mucho cariño…

¡¡¡Hay que inundar todas las zonas verdes de Huertos Urbanos Ecológicos!!!






























martes, 6 de junio de 2017

Huerto Ecológico 2017



Durante estas últimas semanas hemos finalizado de trasplantar todas las hortalizas programadas que nos faltaban en el huerto ecológico para completar los bancales, ahora sólo nos quedan las judías que esperaremos al fin de semana para sembrarlas directamente en el bancal.

Ya tenemos todas las tomateras, pimientos y berenjenas, trasplantadas a su bancal correspondiente. Este año estamos probando a protegerlas con un túnel de plástico durante las primeras semanas para que cojan fuerza hasta que llegue el Verano y las temperaturas sean un poco más altas que ahora.

Las tomateras son para mi las hortalizas más complicadas de cultivar, por eso los tomates deben ser los reyes del huerto. Necesitan de bastantes cuidados, un buen acolchado, una buena poda, un buen entutorado para que no se rompan y protegerlas cada 15 días regándolas y pulverizándolas con purín de ortigas, uno de los fertilizantes, fungicidas y estimuladores más eficaces y ecológicos que puedan existir.

También hemos trasplantado los pepinos y vamos a ir sujetándolos a una estructura hecha con cañas para que no se arrastran por el suelo. Son otra de las hortalizas que necesitan un buen entutorado para que no ocupen mucho espacio y aparte queda más bonito ver como van colgando los pepinos por la estructura.

Todavía seguimos comiendo tirabeques, aunque ya han terminado su ciclo y estamos comenzando a dejar secar los mejores frutos para después recoger las semillas para sembrar la próxima temporada. Por lo demás todo sigue creciendo a su ritmo, sin prisas.

Y este Jueves 8º día de uno de los proyectos personales más importantes y gratificantes de mi vida relacionado con la horticultura ecológica, con mi gran pasión. La creación voluntaria de un Huerto Ecológico en la Coruña para ayudar a unas chicas, al lado de la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad, que ya os contaré.


¡¡¡Menuda Responsabilidad!!!








































martes, 9 de mayo de 2017

Huerto Ecológico 2017



Llegan días de lluvia y los hortelanos y agricultores lo vamos a agradecer, llevamos uno de los años más secos de la historia, por lo menos aquí en Galicia, parece que le han dado la vuelta al Mundo. Esperemos que no sean lluvias torrenciales y llueva mucho pero poco a poco, no todo de golpe, para que los campos puedan absorber bien el agua y consigan la humedad necesaria, no en exceso, para que todas las plantas se desarrollen bien.

El agua de lluvia yo no se que tiene, parece milagrosa, cuando llueve las plantas lo agradecen y se ponen preciosas, nada que ver como cuando las riegas con agua del grifo, aunque la dejes reposar varios días para que se le vaya el cloro.

El huerto cada día está más bonito y ya hemos empezado a recoger algunos de los frutos que más nos gustan. Llevamos comiendo lechugas todo el año y no paramos de comer tirabeques, zanahorias, fresas, amorodos, grosellas rojas, este año el grosellero está cargadísimo de frutos, están riquísimos con esa sutil acidez que los caracteriza.

En los nuevos bancales de metro cuadrado ya hemos decidido lo que vamos a plantar. Ya tenemos en uno de ellos cuatro calabacines y en el otro plantaremos la misma cantidad de pepinos, a ver que tal se nos dan en esta zona del huerto. Nos encantan y cuantas más plantas tengamos, mejor que mejor.

También nos hemos propuesto sacar algunas coles este verano, siempre plantabamos judías, en uno de los largos del bancal, y este año hemos decidido dedicar una parte a plantar coles a ver como se dan en estos meses, hay que hacer pruebas, el ensayo error es uno de los mejores aprendizajes.

Todavía nos faltan algunas hortalizas para completar todos los bancales, las tomateras, pimientos, berenjenas, judías, pepinos y calabazas. Vamos a esperar a que pasen estos días para trasplantarlas a su lugar definitivo, son plantas que les gusta mucho el Sol y no soportan los cambios bruscos de temperatura, hay que tener paciencia.

¡¡¡La Paciencia es la Madre de la Ciencia!!!